#19J: Sevilla hierve entre el calor y el enfado

Gregorio Verdugo / Jesús Rodríguez | Movilizarse en Sevilla al mismo tiempo que una ola de calor africano derrite sus calles milenarias debe ser lo más parecido a la antesala del infierno que se conoce. Ayer, con la ciudad bajo los efectos de una flama realmente insoportable y convocados por las centrales sindicales mayoritarias CCOO y UGT bajo el lema “Quieren arruinar al país, hay que impedirlo, somos más”, miles de sevillanos se lanzaron a las calles para expresar su protesta ante los últimos recortes aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Como cada vez que se produce un acto de este tipo, la guerra de cifras no faltó a su cita con los manifestantes, si bien la Delegación del Gobierno se negó a dar datos en esta ocasión y los ofrecidos por los convocantes oscilaban, según la fuente consultada, entre los cincuenta y cien mil asistentes. Lo cierto es que la afluencia fue masiva, con las riadas de personas que fluían a través de las avenidas que rodean al casco histórico de la ciudad desde mucho antes de la hora de inicio.

Este medio, que es dado por norma a dejar las cifras para quienes interesadamente hacen de ellas armamento pesado para la lucha política, sí está en condiciones de afirmar que nos encontramos ante una de las movilizaciones más multitudinarias de las acaecidas en Sevilla en los últimos tiempos.

El ambiente comenzó a entonarse media hora antes de la prevista para el inicio de la protesta, sobre las 20:00 horas, frente a la sede del Partido Popular en la calle San Fernando. Allí había situado el Movimiento 15M de Sevilla el punto de encuentro de sus simpatizantes para integrarse después en el grueso de la manifestación como bloque crítico.

Los agentes de policía allí concentrados, alrededor de veinte, blindaron la sede de los populares con vallas metálicas y su propia presencia desde esa hora, no sólo por la gente del movimiento ciudadano allí concentrada y sus protestas contra la formación conservadora, sino también por la avalancha de personas que desfilaba por la céntrica calle sevillana buscando la Puerta de Jerez, el punto de partida de la manifestación.

En la cabecera que la iniciaba destacó la notable presencia no sólo de dirigentes sindicales, también de figuras destacadas de partidos políticos como PSOE e IU, que no dudaron en sumarse a la protesta desde en sus primeras filas. Allí estaban el secretario general de UGT Andalucía, Manuel Pastrana, y su homólogo de CCOO, Francisco Carbonero, acompañados de los dirigentes provinciales de ambos sindicatos, Juan Antonio Gilabert y Alfonso Vidán. Pero también se dejaron ver el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, acompañado de los parlamentarios José Caballos y José Muñoz, y el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos.

La marcha transcurrió sin incidentes, con una amplia representación del abanico sindical de este país incluidos los sindicatos de funcionarios, bomberos y policías y coreando lemas como “Rajoy, dimisión”, “Esto nos pasa con un gobierno facha”, “Rajoy, ratero, nos roba a los obreros” y “Este gobierno nos lleva a la ruina”. Tampoco faltaron quienes exigieron la convocatoria de otra huelga general.

A pesar del calor sofocante, que otorgó a la protesta un dinamismo añadido debido al movimiento constante de la cantidad de abanicos y artilugios improvisados para mover el aire con los que los asistentes intentaban paliar los efectos de la calima, el recorrido se antojó demasiado corto para tanta afluencia. Se dio el caso de que cuando los manifestantes que regresaban de Plaza Nueva alcanzaban la Puerta de Jerez camino de regreso a sus casas, todavía había allí muchísima gente que aún no había entrado en la Avenida de la Constitución y esperaban el momento para poder hacerlo. Como en la canción de Sabina, se podía decir que “allí estaban todos, menos tú”.

Ayer mismo había trascendido que el Gobierno de la nación, y todos los políticos del congreso en general, están seriamente preocupados por las protestas en las calles. Visto lo visto no es para menos, porque la de ayer puede ser que marque un antes y un después.

Tienes más material audiovisual sobre la manifestación del 19J en Sevilla en:

Anuncios