¿Cuánto sudan la camiseta los diputados de #sevillahoy en el Congreso?

Foto: Laura Padgett (CC Attribution-Non derivatives)

Jesús Rodríguez / Gregorio Verdugo | Ahora que el descontento de los españoles con los políticos arrecia y se acrecienta avivado por los recortes, la crisis que sigue fagocitando el país sine die y, para colmo de males, con el bochornoso espectáculo que algunos representantes públicos dan en el Congreso, en sevilla report hemos estado reflexionando sobre todo ello y hemos acabado haciéndonos una pregunta que de seguro es tan vieja como extendida: ¿qué hacen los diputados que hemos elegido en las pasadas elecciones del 20 de noviembre en la provincia de Sevilla?

De este modo, ni cortos ni perezosos -hace falta no serlo para indagar sobre cuestiones así-, hemos armado un zafarrancho de búsqueda y hemos arramplado con todos los datos disponibles en la web del Congreso de los Diputados acerca de los doce representantes de nuestra provincia en la Cámara Baja, reunidos en la lista que sigue:

  • PSOE (Grupo Parlamentario Socialista)
  • PP (Grupo Parlamentario Popular)
  • IU (Grupo Parlamentario La Izquierda Plural)
NOTA: El orden de los diputados coincide con el de las respectivas listas electorales. Cada nombre enlaza a la ficha de cada diputado en la web del Congreso.

Cuando uno se pregunta a qué se dedican los diputados, lo normal es que alguien responda lo -supuestamente- obvio: a representar al conjunto de los ciudadanos que los han votado (y, también supuestamente, a los que no) y a los intereses de dichos electores. Pero lo cierto es que de inmediato surge una nueva cuestión: cómo representan a los ciudadanos. En sevilla report no sólo hemos querido responder a esta pregunta fijándonos en cuál es la actividad de cada uno de los diputados sevillanos en el Congreso. También, especialmente, hemos querido saber cómo enfocan esa actividad para solucionar los problemas de la provincia que los ha enviado con sus votos a la Carrera de San Jerónimo de Madrid.

Que los diputados, como otros cargos públicos elegidos en comicios democráticos, son unos meros figurantes de este teatro que a menudo es la cosa pública y cobran un sueldo únicamente por asistir a los plenos y a apretar un botón en las votaciones (y a veces ni siquiera hacen acto de presencia) es una creencia común desde mucho antes de estos tiempos en que mirar con lupa la actividad de los representantes -y de toda institución y cargo sufragado con el dinero de los contribuyentes- comienza a ser un hábito extendido.

Normalmente, los diputados no pierden tiempo en salir a defenderse de estas críticas y tildarlas de falsas. Sin embargo, como se suele decir, en toda mentira hay un poco de verdad, y por eso en nuestra lista encontramos varios diputados que, como se suele decir, van a la Cámara Baja en calidad de mirones.

Es el caso de algunos diputados novatos en el Congreso (que no en la vida política), como el ex secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, o de la concejal del Ayuntamiento de Écija, Silvia Heredia, del Grupo Popular, que no sólo no han protagonizado intervención alguna en la Cámara -incluyendo las preguntas escritas-, sino que no consta en su cuenta una sola participación en cualquiera de las comisiones parlamentarias de las que forman parte.

La inactividad no es una cuestión inherente a los debutantes. Esta condición la ostenta también María Eugenia Romero, ex concejal del Ayuntamiento de Sevilla entre 2007 y 2011 y ahora diputada nacional por primera vez, dentro del Grupo Popular. Romero cuenta en su haber con una intervención parlamentaria (una respuesta a una moción como consecuencia de interpelación urgente) y cuatro participaciones en comisiones, de las que dos son preguntas orales al presidente de la Corporación RTVE, de cuya comisión de control es miembro.

En cambio, otros representantes que acumulan varias legislaturas no pueden presumir de muchas más intervenciones parlamentarias. En el caso de María Isabel Pozuelo Meño, diputada desde 1996 en el Grupo Socialista, sólo constan dos intervenciones en la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores, ambas referentes a proposiciones no de Ley sobre el Sáhara Occidental. Soledad Cabezón, también del Grupo Socialista, y de presencia más reciente (debutó en la pasada legislatura, la IX), también tiene su marcador completamente a cero, excepto por una intervención en un debate sobre una proposición no de Ley en la comisión de Sanidad y Servicios Sociales.

No obstante, lo verdaderamente llamativo es que un auténtico peso pesado de las Cortes como Alfonso Guerra, que inauguró la democracia como representante en la Constituyente y, desde entonces, no ha faltado a una legislatura, aún no haya protagonizado una intervención, ni en los plenos de la Cámara ni en las comisiones, aunque es preciso señalar que ostenta la presidencia de una de las más importantes: la comisión de Presupuestos.

Amén de María Eugenia Romero y la inédita Silvia Heredia, el resto de los diputados del Grupo Popular, por su parte, también interviene con bastante escasez. Ricardo Tarno, que además de diputado en la Cámara Baja -desde 2008- es alcalde de Mairena del Aljarafe tras los comicios de mayo de 2011, únicamente ha efectuado una intervención en el pleno para preguntar a la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Fátima Báñez, “qué medidas ha puesto en marcha el Gobierno para mejorar la formación de los trabajadores”. En las comisiones, aunque preside la Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, no ha hablado por el momento.

Registros similares, aunque algo más activos, tiene Juan Manuel Albendea, presente en el Grupo Popular del Congreso desde la VI Legislatura (1996), que ostenta la presidencia de la Comisión de Cultura y dos intervenciones en sendas comisiones: una la de Economía y Competitividad y otra en la de Presupuestos, a pesar de que no está adscrito a esta última. En los plenos, además, cuenta con una participación, también relativa a la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el presente año.

Peculiares circunstancias son las del cabeza de lista del PP por Sevilla, Cristóbal Montoro, que es quien más intervenciones parlamentarias (97) acumula de todos los diputados sevillanos, además de 10 comparecencias en comisiones del Congreso, algo natural si se tiene en cuenta su condición de Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, una de las carteras más importantes de este Gobierno de crisis económica galopante. Montoro ya ocupó este ministerio en la VII Legislatura (2000-2004), después de ser secretario de Estado de Economía en la legislatura anterior, su primera como diputado, ambas con José María Aznar como presidente.

También es digno de observación el aspecto de las preguntas escritas en el Grupo Popular. Según la web del Congreso, los cuatro representantes populares sevillanos (excluido, obviamente, el ministro Montoro) cuentan con las mismas 9 preguntas escritas, todas relativas al plan de pago a proveedores, con especial hincapié en la provincia de Sevilla.

El de las preguntas escritas es el aspecto en el que más y mejor se refleja la acción de los diputados para con la provincia por la que han sido elegidos, puesto que, por lo que se puede comprobar en los datos que hemos cotejado, la mayoría de las preguntas están referidas a la dimensión provincial de asuntos y medidas de índole estatal, cuando no, más a menudo, con problemas puramente locales.

En este aspecto toman notable ventaja los dos diputados restantes del Grupo Socialista. María José Vázquez Morillo, que ocupa su escaño desde 2008, tiene en su haber 32 cuestiones escritas, en las que consulta aspectos relacionados con la educación, el trabajo las pensiones, algunos de ellos circunscritos a la provincia de Sevilla e incluso a algunos municipios. Además, ha llevado a cabo siete intervenciones parlamentarias (una pregunta oral) y 11 tomas de palabra en distintas comisiones.

Tampoco hay que desdeñar la actividad parlamentaria de su compañero de grupo Antonio Francisco Pradas, alcalde de El Rubio entre 1995 y 2004, sobre todo teniendo en cuenta que es otro de los diputados que debuta en esta X Legislatura. Además de las tres intervenciones en las comisiones en las que está presente, destacan las 15 preguntas escritas que ha formulado, muchas de ellas referentes a problemas concretos de municipios de la provincia de Sevilla o a materias que les afectan directamente, como las “previsiones acerca de reducir el número de peonadas necesarias para tener derecho al subsidio de desempleo”.

Aunque, sin duda, quien más suda la camisa es el diputado por Izquierda Unida (Grupo Parlamentario La Izquierda Plural), José Luis Centella, y no creemos que lo de sudar sea un simple símil deportivo, pues es miembro de tantas comisiones del Congreso que procurar atenderlas todas o el mero hecho de ir de una a otra debe suponerle un auténtico esfuerzo físico.

De hecho, de todos los diputados sevillanos, y con la obvia excepción del ministro Montoro, es de largo quien acumula más intervenciones parlamentarias (38, de las que 2 son preguntas orales), más solicitudes (12, todas de informes), más intervenciones en las comisiones del Congreso (35) y más preguntas escritas (216), básicamente referidas a materia de Defensa, pero también en buen número relativas a asuntos y problemas relacionados no sólo con municipios de la provincia a la que representa, sino con otras de Andalucía. Centella se jacta en su web de ser el parlamentario que más da la cara por la provincia de Sevilla. Los números de sus intervenciones dejan claro que no presume de ello en vano.

Información complementaria

Anuncios