Cañamero, la dignidad caminante

Gregorio Verdugo | Sé de él desde los inicios de la democracia, cuando el Sindicato de Obreros del Campo (SOC) ocupaba fincas para oponerse a la mecanización agraria que arañaba peonadas a los jornaleros y los condenaba a la miseria. Diego Cañamero tiene hoy 56 años y mucho camino recorrido en primera línea de la lucha jornalera. Han pasado demasiadas cosas desde sus inicios en el movimiento campesino, allá por 1974, cuando apenas contaba 18 años.

Esta marcha nos ha posibilitado romper el cerco mediático —nos contó el viernes, a las puertas del campo de fútbol de Bellavista, bajo un sol de plomo—, pero este sindicato lleva mucha lucha a sus espaldas, ocupaciones de fincas, de bancos, marchas, huelgas generales…”.

Se le notaba la impresión del recibimiento de la gente por casi todos los lugares por los que han pasado. El tono de su voz se emocionaba cuando explicaba que el resultado de la protesta “es espectacular”, porque la marcha “está conectando con los problemas reales de la sociedad, con la masa social”. Su discurso nunca trata de ser brillante, no pretende deslumbrar. Su obsesión es el hablar llano para llegar a la gente de la calle, a esa “masa social” a la que tanto se refiere.

Se defendió de las acusaciones vertidas desde el gobierno acerca de que la marcha está dando una mala imagen de España otorgándole la razón al ministro de turno. “Evidentemente creo que se está dando una mala imagen de España en el exterior”, afirmó, para a continuación darle la vuelta al argumento como si fuera un calcetín, “porque Rodrigo Rato se ha llevado 23.000 millones de euros que no sabe dónde están, y con el caso Gürtel y el caso de los ERE en Andalucía y el señor Urdangarín. Ésa es la mala imagen de España, la marcha no”. “La marcha está dignificando al pueblo andaluz”, atajó con contundencia.

Suele hablar con la mirada fija en un punto abstracto, como buscando las palabras en un vacío cercano que sólo él es capaz de ver. Gesticula y apuntala con el índice levantado sus exposiciones, siempre rodeado por un coro de seguidores que sistemáticamente asienten con la cabeza a medida que va desgranando uno a uno sus argumentos. Es la coreografía repetida de una lucha que comenzó lejos.

“La amnistía fiscal es una estafa, el gobierno legaliza el robo y la injusticia”, aseguró y, a continuación, pasó a enumerar las medidas que exigen con su incansable periplo por la geografía andaluza. Renta básica para todas las familias andaluzas, “porque hay 350.000 familias sin ingresos ni ayuda de ninguna clase”. Plan económico de trabajo con dinero público, “para dar trabajo entre tres y seis meses a todos los parados de Andalucía”. Repartir entre las cooperativas todas las tierras públicas. Parar los desahucios, porque “si a las familias le quitas el trabajo y el techo, dónde se van” y suprimir el requisito para que los jornaleros puedan cobrar el subsidio agrario, puesto que “no hay trabajo para que lo puedan cumplir y sólo lo cobra el 40%”.

Se postuló totalmente contrario a los recortes que está imponiendo el gobierno de la nación y se opuso con rotundidad al pago de la deuda, porque “cuando una pequeña tienda en un pueblo se arruina, nadie va a rescatarla. ¿Por qué hay que rescatar a los bancos?”. Por eso apostó por la nacionalización de la banca en crisis y por la depuración de responsabilidades de los culpables.

Cuando se le preguntó por lo que venía a continuación, la siguiente acción sorpresa, no dudó un ápice en ofrecer la respuesta. “No descartamos ninguna acción; cuando nosotros queremos ocupar un banco, lo ocupamos, y cuando queremos ocupar una finca, la ocupamos igual”. Porque los militantes del sindicato están preparados y mentalizados para realizar aquello que se decida.

“Estamos planteándonos volver a ocupar Las Turquillas, una finca militar, porque las tierras no las ha fabricado nadie y tienen que estar al servicio de las personas”, concluyó antes de ponerse a la cabeza de la marcha y reiniciar el peregrinar hacia Sevilla.

Diego Cañamero, durante la entrevista que concedió a sevilla report

Caminando al frente de una columna formada por miles de andaluces que enarbolaban un sin fin de banderas de la tierra entró en la capital de Andalucía, donde esperaba una numerosa comitiva que les acompañó hasta el acto final celebrado en la Plaza de España.

Diego avanzaba con el paso resuelto sobre sus zapatillas deportivas, con el chándal gris y la camiseta azul sudada. Los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y sin apenas balancearlos al caminar. El rostro afilado, surcado por el sofoco del esfuerzo y del calor, la mirada fija al frente, sólo desviada levemente para responder con cierta timidez a quien le saludaba desde la acera. Imbuido en una especie de trance y tratando de emanar dignidad por cada poro de su cuerpo.

Anuncios