Los trabajadores de Empleo y Servicios Sociales protestan por los recortes de personal entre el temor a más despidos

Alrededor de un centenar de personas se manifestaron desde la tarde de ayer en la acampada que los trabajadores de las unidades de servicios sociales y empleo del Ayuntamiento de Sevilla han instalado en la Plaza Nueva, frente a la Casa Consistorial, como protesta por la reducción de la plantilla y el recorte en los programas de estas dos áreas y otros servicios, como el de la limpieza de los colegios públicos de la ciudad, que quiere aplicar el Gobierno municipal.

Mientras que en el departamento de Empleo los despedidos afectarán en torno a 150 trabajadores, en el de Servicios Sociales serán 49 los empleados cuyos contratos, según José Bueno, delegado de CCOO en el Ayuntamiento, finalizan el 30 de septiembre y no van a prorrogarse debido a que, según el Gobierno local, la Junta adeuda una subvención de apoyo a estos programas, a pesar de que las competencias en la prestación de servicios sociales son municipales.

El despido de estos 49 profesionales -entre los que se incluyen psicólogos, trabajadores sociales, educadores, graduados sociales, sociólogos y auxiliares administrativos- supondrá que 10.000 personas de los barrios más deprimidos de la ciudad, como los Polígonos Norte y Sur, Torreblanca, Tres Barrios y El Vacie, queden sin atención por parte de los servicios municipales en aspectos como la gestión de la Ley de Dependencia o la ayuda a colectivos de riesgo -discapacitados, mayores, inmigrantes o menores-.

[José Bueno, delegado de CCOO en el Ayuntamiento de Sevilla]

Otros trabajadores de servicios sociales afirman que hoy mismo han de acudir a firmar su cese, al tiempo que apuntan que en los meses de noviembre y diciembre pueden resultar afectados los equipos de tratamiento familiar y los profesionales dedicados al programa de dependencia y otros planes concertados.

Por ello, temen que “esto no va a quedar aquí sino que va a salir adelante, porque no vemos voluntad política” para solucionar este problema, mientras que, por otro lado, sospechan que la intención del Ayuntamiento sea “ir privatizando los servicios públicos” porque “quizá le sale más barato contratar una empresa que preste unos servicios aunque merme la calidad de esos servicios”.

La protesta se desarrolló de manera pacífica entre pitadas, gritos de lemas y consignas y bromas —como la de endosar un par de banderas a unos turistas noruegos que simplemente pasaban por allí y al final acabaron unidos a la protesta—, de modo que los trabajadores permanecerán acampados hasta esta tarde.

[Puedes ver el seguimiento de la protesta de ayer en nuestro timeline de Twitter]

Anuncios